Blog

Blog image 1

CUARTOS INFANTILES

Retomando el tema de los cuartos infantiles, les traemos este bonito articulo para que tomen en cuenta al momento de diseñar o decorar el dormitorio de los niños, chicos o chicas del hogar. Todos los cuartos infantiles siempre se estructuran sobre tres espacios diferenciados: zona juegos, zona de descanso y zona de estudio. Dependiendo de la edad del niño la importancia de cada rincón irá variando.

El cuarto debe ser un lugar que inspire tranquilidad, en el que se sienta seguro y protegido. Al mismo tiempo deberá provocar estados de ánimo positivos, que inviten a la actividad física tan necesaria en estas edades. Los cuartos infantiles siempre están llenos de colores e imaginación. Si se trata de niñas, normalmente suele reinar el color rosa y las referencias a un mundo de cuento lleno de hadas y princesas, y si se trata de niños, normalmente solemos ver azul, rojo, coches, o deportes, los colores suaves y los muebles de corte romántico siguen siendo lo más buscados y demandados al mismo tiempo podemos concluir la decoración con detalles hechos por nosotros mismos, murales en las paredes, cojines de diferentes texturas, etc.

Cuando las dimensiones de nuestra vivienda no son demasiado grandes, debemos aprovechar muy bien cada metro cuadrado. El cuarto de los ‘pequeños’ de la casa es la gran preocupación para muchos padres, sobre todo si en uno de ellos debe vivir más de un niño. Conseguir que la habitación esté organizada y aporte sensación de amplitud son dos objetivos fundamentales a la hora de distribuir el espacio de cada jovencito. Una de las soluciones a los problemas de capacidad de nuestro hogar es la cama nido. También existe la posibilidad de poner dos grandes cajones para poder guardar los juguetes, la ropa de cama de otras temporadas.

El diseño es muy variado tanto en materiales como en formas y colores. Todas estas ventajas la han convertido en una de las protagonistas de las habitaciones de los más pequeños de la casa y de estudios o habitaciones de invitados. De esta forma podemos tener una cama extra para cuando recibimos visitas sin perder mucho espacio.

Lo ideal es intentar sacarles el máximo partido, por lo que podemos optar por colores muy neutros en el mueble, como el blanco y alegrar el conjunto con los textiles, combinando cojines de diferentes tamaños y texturas.

Este tipo de camas son idóneas para los cuartos de los más pequeños, tanto si queremos que compartan habitación o si queremos una cama extra en caso de organizar una fiesta de pijamas. Además, podemos concluir la decoración de las mismas con estanterías o adaptándolas un escritorio a su lado para crear una decoración armoniosa que nos permita tenerlo todo recogido sin problemas.